Oscar Estruga

Nace en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) en 1933, donde se forma como perito industrial. Su pasión por el dibujo y la pintura le llevaron a iniciar su formación artística con el pintor Masana i Mercadé. En 1957 expone por primera vez en Barcelona y un año después, a los 25 años, decide trasladarse a Madrid, para continuar sus estudios en la Escuela de Artes y Oficios y en el Círculo de Bellas Artes. Aunque se instala en Madrid, su obra siempre posará su mirada en Cataluña y especialmente en el Mediterráneo, testigo de todas las culturas que se han ido acercando durante siglos a sus costas y que se asentaron en sus orillas.

Después de un viaje a París en 1964, empieza a interesarse por la escultura, en la que se puede apreciar una huella permanente de sus dibujos. En 1966 recibe la prestigiosa beca de la Fundación Juan March y realiza varias esculturas urbanas como el Monumento a la Mecanización del Campo, en la Ciudad Universitaria de Madrid (1969) y la maravillosa Pasifae, que se ha convertido, por su originalidad y belleza, en un icono de su ciudad natal, Vilanova i la Geltru.

Excelente dibujante, también trabaja el grabado y produce gran cantidad de estampas en distintos soportes y con distintas técnicas.  Sus ilustraciones acompañan joyas editoriales como el Libro de los Sonetos (1966), el Libro del Buen Amor y el Rubayat  (1967), o la Égloga I de Garcilaso de la Vega (1978).

En la década de los sesenta, especialmente tras su participación en la Exposición Nacional de Artes Plásticas, las exposiciones empezarán a sucederse, hasta hoy, con gran asiduidad, no solo en España sino también en el extranjero, de las que habría que destacar las Bienales de São Paulo (1969 y 1974), Bélgica, Yugoslavia o Grecia, que lo convierten en uno de los escultores catalanes más originales e interesantes, en un referente de la escultura española del siglo XX, vigente en el siglo XXI.

Un escultor que recrea e inventa mundos antiguos, que hacen referencia a la cultura griega y a la cultura cicládica, que toma prestados sus mitos, de los que se burla o a los que somete a su original mirada. Toros felizmente conducidos por mujeres, venus prehistóricas envueltas en un halo de erotismo, que reinventa y adapta al presente. Sus periplos mitológicos le llevan, en ocasiones, muy lejos, a las culturas precolombinas, buscando, incansable, la esencia del arte, sus formas esenciales.

Importantes autores han escrito sobre él:

“Oscar Estruga, hombre del Rastro y del Renacimiento, lleva muchos años en Madrid afinando hasta el delirio la caligrafía de su imaginación: el dibujo. Un día decidió corporeizar sus dibujos y el barro, el bronce, los materiales terrestres adoptaron de buen grado el ademán esbelto e inédito de su fantasía. Estruga le hace una nueva lectura a la estética universal (como Perse, como Picasso) y esta lectura mediante las dos miradas de nuestro siglo: la ironía y ambigüedad. (…) Su complicado oficio nos explica su sencilla genialidad.”  Francisco Umbral

“Oscar Estruga es padre de dioses. Fundador y apostol de una religión que se hubiera perdido en los dédalos de la memoria universal, olvidada de Dios y de los hombres… Oscar es imaginero y devoto de esa religión cuyos iconos parecen decir, en cada actitud, en cada gesto, el clásico “se prohibe prohibir” y cuyo mandamiento único sería “amaos los unos a los otros, y viceversa, hasta perder el aliento”…

Oscar es, como todos los profetas, un humorista.(…) Un humorista como lo era su cómplice el Arcipreste de Hita, su tocayo Wilde o su colega Goya: Un humorista creador de eternidades de actualidad. de sonrisa socarrona, a veces cruel, que se fija sin jamás convertirse en mueca…

Estruga dibuja volutas de humo en bronce. Y se tienen de pie, porque en toda religión hay milagro. Y el milagro de Estruga es su equilibrio imposible.”  Vazquez de Sola

Figuran obras suyas en los siguientes museos:

Premios:

1992            Premio Pámpana de Oro. Valdepeñas

1987            Premio Correo del Arte a la mejor exposición

1974            Primer premio de dibujo en los Concursos Nacionales.

1965            Medalla de oro por el proyecto de un stand para  John Deere. Feria del Campo, Madrid

1966            Beca de la Fundación Juan March.

1964            Premio Codex para ilustrar una parte de El Quijote

Oscar Estruga realiza exposiciones individuales por España y Europa desde 1956. Aquí publicamos algunos de los catálogos de sus exposiciones y a continuación presentamos las exposiciones individuales en orden cronológico.

Exposiciones

 © 2019  Oscar Estruga

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon